sábado, 23 de junio de 2012

Funambulismos.

La atmósfera de aquella habitación quedó reducida a ellos. Puntos de luz infinita penetraban en su piel sin dañarlos iluminando partes selectas de aquella escena.
La ventana estaba abierta para dejar escapar a los sueños que se empeñaban en un huir con cada palabra pronunciada.
Eran como pequeños átomos de energía apunto de colisionar, de explotar, de hacer desaparecer su universo.

Él, se atrevió a acompañarla. A ella, una equilibrista sin equilibrio que le gustaba andar por los cables de edificios altos, una equilibrista que le habría gustado ser invisible para él, para aquel chico mágico que conseguía convertirla en gigante cada vez que esta quería desaparecer. Y es que como todo el mundo pensaba aquel chico era mágico, pero su magia no llegaba a la equilibrista y aquello los hacía retorcerse de dolor, ser tímpanos helados donde el hielo los cubriría hasta ahogarlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ahora que ya has ojeado mis fórmulas, puedes plantéame tu teoría :)

..

..