sábado, 12 de mayo de 2012

(Te) necesité demasiado.

Un golpe de suerte me visitó, supe encontrarte. Supongo que, como nos decía la gente cuando eramos pequeños, teníamos un hilo que nos unía, un hilo que nos conectaba el uno al otro, invisible pero resistente. 
Te extrañaste, era extraño. ¿Yo buscándote a ti? Nunca te había buscado, siempre era al revés.
Quisiste decir algo, pero cuando tomaste aire para pronunciar tu discurso yo recogí todo el valor que tenía guardando polvo en mis bolsillos y empecé a soltar sentimientos comprimidos durante tantos años.
-A veces, mis palabras quieren ir más rápidas que mis pensamientos y no saben como salir... Pero es que tengo miedo, miedo de decir algo que muestre que me necesitas menos de lo que yo te necesito.
-Yo ya me cansé de necesitarte, (te) necesité demasiado.
-Pero...
-No puedes pretender que el mundo gire alrededor tuyo, tus decisiones (no) son más importantes que las de las demás.
-Pero, si te vas... Me quedaré sola.
-¿Sola? -sonrió- mientras yo esté aquí- puso su mano en mi corazón- nunca estarás sola.

                                                                            (palabras que mi mente quiso no escuchar)

1 comentario:

Ahora que ya has ojeado mis fórmulas, puedes plantéame tu teoría :)

..

..